EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

Dolors, aquí puedes ver la habitación donde empezamos nuestra relación amorosa, por eso la he llamado nuestro nidito de amor. Aquí pasábamos horas enteras hablando y amando y jugando y durmiendo y soñando y queriéndonos siempre. Con la colección de comics creciendo y con la decoración que fue variando de tiempo en tiempo. Cuando te quedaste embarazada de Alana, pusimos otra decoración y cuando nació la cambiamos completamente, como puedes ver en la última fotografía de esta página en la que Alana ya había nacido y dormía en la habitación de al lado, la que, antes de que ella naciera, también fue nuestro nido de amor aún más íntimo, donde más nos gustaba hacer el amor. Lo llamábamos el cuarto azul, ¿te acuerdas cariño mío? La habitación de matrimonio tenía una triple ventana que daba a las montañas de la parte derecha del Tibidabo y que habíamos pintado los cristales con tonos azulados.

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA

EN FABRA Y PUIG, BARCELONA