La Reencarnación


    Querría explicar mi opinión sobre el tema de la Reencarnación, que he visto que a veces suscita diferencias de opiniones, cosa normal, pero lo quiero hacer bajo mi propio sentir, que me parece que puede ser el de muchas personas, principalmente en todas aquellas que creemos y hemos vivenciado que la VIDA continúa después de la vida, que la muerte no existe más que para el cuerpo físico y de la manera más sencilla posible, es decir, porque nos hemos hecho conscientes de las señales que nos envían nuestros seres queridos.

    Todo lo que voy a decir a continuación está referido a mi persona, a lo que a mi me afecta, a mis temores y a mis ilusiones con respecto al famoso tema de la Reencarnación.

    En primer lugar tendría que decir que medio mundo cree en la reencarnación y el otro medio mundo no cree en ella. Eso da igual, cada cual es muy libre de creer lo que quiera. Y esto es lo que yo creo y teniendo en cuenta que la reencarnación mal entendida podría suponer el temor de que cuando nos tocara a nosotros el momento de atravesar el umbral, nuestros seres queridos se hubiera reencarnado y ya no estuvieran allí. Ese es el quid de la cuestión. Al menos para mí, lo que me afectaría sobre el tema de la reencarnación es específicamente ese dato, que cuando me toque volver con Dolors, ella no esté porque se ha reencarnado y no me importa que se haya reencarnado en mi nieta y que cuando tenga a mi nieta en los brazos me entre piel de gallina porque diga algo que sólo Dolors y yo sabíamos y me de cuenta de que mi nieta es el alma de Dolors reencarnada. No, lo siento, eso no es lo que yo quiero. Yo me sigo relacionando espiritualmente con Dolors y acepto humildemente las reglas del Universo y cuando me toque espero que Dolors salga a recibirme, y mis padres y mi tía Pilar y pero principalmente Dolors.

    Pues todo se reduce a lo que siempre insisto en explicar en mis cartas, en la concepción del Universo, que el Universo es multidimensional, pero no sólo eso, sino lo más importante de todo es que el Universo es una creación consciente, que no apareció por pura mecánica con el Bing Bang, con una explosión, esa es una teoría falsa como todas las teorías que sólo toman en consideración los aspectos de la Física ordinaria, la parte mecanicista del Universo y dejan de lado la mano del Creador, la existencia de leyes conscientes, de Leyes Divinas que lo regulan todo.

    Cuando una persona fallece, muere, lo que muere es el cuerpo físico pero la Conciencia con su cuerpo energético que es idéntico en forma al físico y que en la siguiente fase incluso adquiere la habilidad de poder adoptar diversas formas de sí mismo, eso no puede dejar de existir jamás y ocurre que en la Quinta Dimensión de la Naturaleza, al estar sujetos a otras leyes y encima no estar atrapados en el cuerpo físico, la sensación de felicidad es enorme al comparar con los pequeños momentos felices que tenemos aquí de vez en cuando, y por supuesto que la limpieza y nitidez de la Quinta dimensión, hace que aquello parezca el Cielo en comparación con la Tierra en su tercera dimensión.

    Pero hay que tener en cuenta una cosa, que la Quinta Dimensión lo es pero de la Tierra, y eso no es el Cielo. De forma literaria podemos hablar del Más Allá como del cielo y las religiones hacen lo mismo, pero hablando de una manera más científica y real, la quinta dimensión de la naturaleza es de la Tierra porque las dimensiones están en todas partes y afectan a todo el Universo y cada zona del espacio tiene sus dimensiones y si estamos en la Tierra, aquí tenemos todas las dimensiones. Pero la quinta dimensión, el paso al otro lado, no es el destino final, hay una sexta y una séptima dimensión y para penetrar en la siguiente dimensión de la naturaleza hay que cumplir unos requisitos, no todo el mundo puede hacerlo. Y aquí entramos en la consideración de que existen diferentes clases de seres en el Universo y que lo que los diferencia, entre otras cosas, es su grado de Conciencia. La conciencia no se puede desarrollar mecánicamente por evolución. La evolución es una ley de la mecánica del Universo, pero es una ley mecánica no es una ley consciente y por ello el desarrollo de la Conciencia (que no su evolución) implica esfuerzos conscientes y voluntarios porque uno de las leyes básicas del Universo es el libre albedrío y tiene que ser uno quien lo elija, quien elija el desarrollo de su Conciencia porque eso requiere de esfuerzos, de sacrificios, no es algo que sea fácil y que ocurra así por las buenas.

    Cuando pasamos al Otro Lado, somos felices porque el grado de libertad es mayor, porque nuestra comprensión de nosotros mismos y de nuestro entorno aumenta y puede seguir aumentando si así lo deseamos, pero el grado de nuestra Conciencia sólo ha aumentado un poco en función del arrepentimiento y comprensión que de nuestros defectos tenemos cuando pasamos por el proceso de auto juicio y revisión de toda nuestra vida.

    Pero seguimos siendo seres humanos, que habitan la quinta dimensión, y ahora sólo me estoy refiriendo a los casos más normales de las personas que entran en la Zona de Luz de la Quinta dimensión, pues este escrito se extendería mucho si tuviéramos que detallar los demás casos. Sólo tener en cuenta que el tiempo no existe tal como lo conocemos aquí con el cuerpo físico y que tarde o temprano todos entran en la Zona de Luz, es una mera consecuencia de la Ley del Amor Universal. El Creador que es el Amor puro jamás podría dejar a sus creaciones en la oscuridad y en base a ese mismo libre albedrío espera a que cada persona comprenda y se arrepienta de sus errores y solicite entrar en la Luz y a nadie se le niega eso.

    Pero entrar en la Luz no nos convierte en Angeles. Recordemos que en la Biblia, un libro cargado de verdades simples y de montones de otras enseñanzas que están de forma simbólica y que hay que conocer las claves para interpretarlas correctamente, se habla de muchos tipos de seres, Angeles, Arcángeles, Querubines, Virtudes, Dominaciones, Tronos, Potestades y todo eso hace referencia a los diferentes grados de desarrollo de la Conciencia.

    Desde una dimensión superior se pueden ver todas las inferiores pero desde una inferior no se puede ver la superior inmediata, según el grado de desarrollo de la Conciencia que poseamos.

    Esto tiene que ver incluso para explicar porque en las experiencias de vuelo de José Luis, hay personas que ven más que otras, con más claridad, otras sólo sienten, etc., porque todos somos totalmente diferentes, pero lo que predomina en la humanidad actual del planeta Tierra es seres humanos con un grado de conciencia despierta aproximadamente del 3 por ciento hacia abajo. Un cero coma más del tres por ciento ya implica la posibilidad de tener mayor percepción de la multidimensionalidad de la naturaleza.

    Entonces, nuestros seres de luz, como les llamamos muchas veces, nuestros angelitos, aún les queda mucho camino por delante y en ese camino puede ocurri r un retorno, es decir, volver a coger cuerpo físico para terminar con una misión determinada con pérdida temporal de la memoria de la existencia anterior. Dicen las personas que han hablado con seres más desarrollados sobre estos temas que cuando hay un retorno puedan haber pasado entre 80 y 120 años de los nuestros, o sea que el temor de que cuando nos toque pasar al otro lado, nuestro ser querido no esté, se hace muy difícil, casi imposible.

    Y llegando al tema de la Reencarnación, ningún ser ordinario, por el mero hecho de haber pasado al otro lado se puede Reencarnar. La Reencarnación es una Ley Consciente y a la que se someten voluntariamente seres que están mucho más desarrollados que nosotros, cuyo porcentaje de Conciencia despierta es mucho mayor que la nuestra y cuyos poderes y habilidades no tienen nada que ver con los nuestros. Son auténticos Iniciados que han conseguido tener existencia real en todas las dimensiones del cosmos, esos sí son auténticos Seres de Luz y pueden presentarse a quien quieren y donde quiera que sea, en la dimensión que sea. Si tuvieran parientes que estuvieran debajo de ellos (en cuanto al desarrollo de la conciencia) y los quisieran visitar, los podrían visitar y sí estos pidieran ver a su pariente más desarrollado en su conciencia, pues éste no tendría el menor problema para presentarse. Un Ser que se Reencarna lo hace exclusivamente para aumentar su grado de perfección, para intentar conseguir lo mismo que su Maestro que en nuestra zona del Universo es el Maestro Jesús que es el Ser más desarrollado conscientemente y lo hace eligiendo nacer en una situación bien difícil, en una familia pobre y llena de problemas porque ese gimnasio de dificultades le va a permitir poder seguir desarrollando su Conciencia. Ahí tenemos el ejemplo del Maestro Jesús que en su última Reencarnación eligió nacer en el seno de una familia pobre y perseguida.

    Y en la Quinta Dimensión, en base al libre albedrío, podemos elegir el descansar por un tiempo, no hacer nada más que disfrutar de ese grado de libertad, pero allí tenemos la ocasión para todo el que lo elige de seguir estudiando, de seguir avanzando pero no se pueden Reencarnar sin antes haber desarrollado voluntaria y conscientemente nuestra conciencia, cosa que implica muchísimo tiempo y estamos viviendo en la eternidad, el tiempo no existe, ni siquiera en la tercera dimensión, lo experimentamos porque así se ha educado nuestra mente y porque vivimos en una zona densa del Universo. Pero la vida es eterna y jamás podemos perder a nuestros seres queridos mientras estemos unidos a ellos por el verdadero amor.

    Así veo yo las cosas y por eso no le tengo ningún miedo a la Reencarnación en el sentido de que eso supusiera que no vería a Dolors cuando me toque el momento de pasar al Otro Lado.

    Un abrazo

    Mariano

    Indice    Indice de cartas de duelo    Cartas a Dolors los días 12    Cartas a Dolors   
    Cartas de Nora    Condolencias    La muerte no existe    El vuelo de la mariposa